MOBILE WORLD CONGRESS – THE ANALYSIS

mobile-wc-mhealth (2

El Mobile World Congress finalizó hace ya unos días, y encuentro que ahora es buen momento para analizar y comentar este evento. Primero de todo cabe remarcar que estoy francamente contento con el contenido de este año, y sobretodo por el hecho de que suceda en mi ciudad natal, Barcelona, a escasos kilómetros de dónde trabajo! Es un placer, en mi caso, ver a comentaristas de The Verge, a ejecutivos de Samsung o Directores de Marketing de Google paseando por esta bellísima y business-friendly ciudad. Que gustazo!

Bien, el Mobile empezó con la presentación a bombo y platillo de Samsung y su nuevo y tremendo terminal, el Samsung Galaxy S6 y el que es para mi, su apuesta más arriesgada (y por ello les aplaudo), el Samsung Galaxy S6 Edge. Analizar el cambio implementado por Samsung con este último smartphone puede llevar un artículo entero (a nadie se le escapa que las cosas han cambiado en la compañía Sur-Coreana: acabados premium, suavización de capas de personalización, mejor tempo en las presentaciones, etc), y me guardo este análisis para otro momento. Simplemente remarcaré que se trata de un terminal muy interesante del que auguro un buen número de ventas. Siguió a esta presentación las de los taiwaneses de HTC y su nuevo top de gama, el HTC M9. La estartegia seguida con este terminal es completamente diferente a la de Samsung. Conservadora y sin salirse de lo establecido, HTC repite prácticamente el diseño del anterior terminal y no sorprende. Si este es un terminal diseñado para ser un rompe-ventas, me temo que no. Personalmente me gusta el terminal, es prácticamente el dispositivo más premium del panorama android, pero si embargo lo veo poco innovador. En unos meses veremos cual de los dos se vende mejor.

Durante el resto de días, el certamen se desarrolló como nos tiene acostumbrados. Prácticamente con contadas nuevas presentaciones. Y es que el MWC no es un evento dónde las compañías del sector acuden para realizar múltiples presentaciones. No. Solamente los grandes suelen utilizar este marco para dar a conocer sus nuevos terminales, pero no tendrían problema alguno (de hecho, Samsung presentó el S4 en Nueva York) en realizar esta presentación en otro lugar y momento. Si, es cierto, a nadie se le pasa por alto las presentaciones al público de nuevos smartwatch o la multitud de nuevas tecnologías que se han presentado (personalemente, me quedo con CrossMount Plataform de Mediatek), pero estas quedan relegadas a un segundo termino, solo comentadas en páginas realmente especializadas. No, el MWC es un lugar de encuentro y de negocios, durante el día y durante la noche. Contratos y futuras colaboraciones son cerradas en los back-stages de centenares de compañías, y los restaurantes de la ciudad rebosan de cenas de ejecutivos vestidos smart casual que pueden negociar desde adquisiciones a un simple evento conjunto. Esa es la verdadera alma del certamen. Repartir tarjetas, visitar los estants de compañías rivales e intentar una entrevista con determinada persona es el dia a dia del MWC. Muchas de las futuras tecnologías tendrán, quizás, su origen en el MWC 2015. Ahora muchos de los asistentes a este evento deben estar enviado correos de recordatorio o actualizando sus agendas y listas de contactos. No obstante, como consumidores tampoco podemos quejarnos de lo visto este año y del panorama que dibuja para un futuro no muy lejano. Me quedo, sin embargo, con eventos paralelos al MWC, como el 4 YEARS FROM NOW, dónde jovenes emprendedores del sector se citan, fuera de los grandes focos, para presentar sus ideas y buscar financiamiento para estas. Ahí está el futuro del sector, en un entorno altamente competitivo pero muy motivador. Son los múltiples eventos que se suceden alrededor del MWC los que verdaderamente tejen una maraña de iniciativas innovadoras y productivas que destacaran, o no, en un futuro.

En resumen, hago un balance positivo del certamen, tanto a nivel organizativo como a nivel de las tecnologías ahí presentadas. No obstante, cabe destacar que, si bien el mercado sigue moviéndose y presentando detalles interesantes, este MWC no ha sido más que una prolongación de lo ya visto en el anterior CES2015 de las Vegas. Es decir, no ha habido ninguna presentación rompedora ni ningún cambio de paradigma espectacular, aunque eso no tiene porque ser malo. En anteriores artículos ya comenté hacía dónde preveía que se dirigía el mercado, y parece ser que algunas de aquellas premisas van cumpliéndose.

Nos vemos pronto, Àlex.

 

Deja un comentario